EL OFERTORIO DE ÁNIMAS Y EL CARNAVAL DE HERENCIA. Recuperación de la tradición de “entrar a ofrecer”

Estandarte de Animas de Herencia.
Estandarte de Animas de Herencia.
El Carnaval de Herencia tiene la grandeza de hacer convivir en una misma fiesta, la tradición y las innovaciones. Este año se intenta recuperar una de las señas de identidad de nuestro Carnaval “entrar a ofrecer”, para ello la comisión del Carnaval de Herencia y el área de festejos del Ayuntamiento, han informado a todos los grupos participantes en el “Ofertorio de Animas”, acto cumbre de nuestro carnaval, de la importancia que para los herencianos tiene recuperar esta tradición. Para ello les ha enviado una carta informativa que os dejamos a continuación.

Por otro lado esta tarde en el “Puñao” y el posterior “Ofertorio”, volveremos a ver otro símbolo importante de este día grande, junto a las autoridades y jinetas, podremos ver de nuevo después de más de 30 años “El estandarte o pendón de Animas”, que desde ayer preside en el altar mayor de nuestra Parroquia, los funerales de animas.

Carta enviada a todos los grupos que participarán en el Ofertorio de Animas.
Tal y como señala la propia UNESCO, el patrimonio cultural de un pueblo no se limita a sus manifestaciones tangibles, como los monumentos y los objetos que se han preservado a través del tiempo. También abarca tradiciones o expresiones vivas heredadas de nuestros antepasados y transmitidas a nuestros descendientes, como tradiciones orales, artes del espectáculo, usos sociales, rituales, actos festivos, conocimientos…
En el caso de Herencia (Ciudad Real), sin duda uno de sus principales valores patrimoniales son sus Carnavales, antiguas Fiestas de Ánimas cuyos orígenes se pierden a lo largo de la historia. Es por ello que el Carnaval de Herencia es considerado hoy por todos los herencianos y herencianas como su más preciado bien y el más importante de sus legados. Seña de identidad de toda la población, no es solo un patrimonio de Herencia, sino de todos aquellos que año tras años se acercan a participar de él, bien como simples observadores dejándose llevar por el bullicio de sus máscaras y pasacalles, bien como parte activa del mismo participando de sus disfraces, bailes, bromas o provocaciones.
Sin embargo, el patrimonio cultural inmaterial es, por su propia condición, frágil a los cambios de la sociedad, más ahora en los tiempos actuales donde la creciente globalización hace que se pierdan la rica diversidad cultural de nuestras fiestas y tradiciones que a lo largo de la historia ha forjado la identidad de nuestros pueblos.
Ahora, desde la Comisión del Carnaval de Herencia y las áreas de Cultura y Festejos del Ayuntamiento se quiere poner los medios necesarios para preservar la diversidad cultural del Carnaval de Herencia recuperando en algunos casos y potenciando, en otros, las diferentes señas que conforman la identidad única de su Fiesta.
Así, desde estas líneas se quiere hacer un llamamiento a los diferentes grupos, peñas, charangas, comparsas y murgas participantes en el desfile del Ofertorio para que con su colaboración se vuelva a recuperar el sentido del mismo.
Pero, ¿Qué es el Ofertorio? Sin duda, lo que para muchos puede ser un simple desfile de carrozas de carnaval, para los herencianos y herencianas es mucho más, puesto que es una de las señas de su diversidad cultural y uno de los motivos principales por los cuales el Carnaval de Herencia es hoy la razón de ser de todo un pueblo.
Uno de los motivos por los cuales existe este importante sentimiento carnavalero en Herencia es que a lo largo de la historia nunca se han visto interrumpidos, ni siquiera por las prohibiciones del periodo franquista que lo hicieron desaparecer de la inmensa mayoría del pais. El Carnaval se mantuvo en el sentir y en las formas de expresión de los herencianos y Don Carnal siguió paseando libremente por las calles de Herencia.
Para lograr esto, sin duda, el mayor logro de Don Carnal fue el enmascararse de Fiesta de Ánimas. De reinventarse a sí mismo para sobrevivir. Aunque la denominación de carnaval estaba prohibida, la fiesta se mantuvo en Herencia, disfrazada, como no podía ser de otra forma, bajo la denominación de Fiesta del Ofertorio o de Ánimas. Fiesta religiosa y fiesta pagana son un mismo ser en el carnaval de Herencia, lo uno sin lo otro no tendría sentido, y esa es la única razón de que el carnaval perdurara en nuestra localidad.
Su día grande era, como todavía lo sigue siendo hoy, el martes de carnaval, llamado aquí OFERTORIO. Este día el pueblo de Herencia se engalanaba para entrar a ofrecer por las ánimas benditas del purgatorio. Todo el pueblo de Herencia salía a la calle para ofrecer donativos, bien en forma de dinero, bien en forma de alimentos: ristras de ajos, conejos, gallinas, etc. que posteriormente eran pujados de forma pública delante de la iglesia con el fin de recaudar fondos con los que sufragar las misas de ánimas y los gastos ocasionados durante estas fiestas de la cual todos eran partícipes. Incluso las autoridades municipales, representadas en todos sus poderes, participarán activamente de esta celebración. De ahí el nombre de este desfile, Ofertorio. Era el día en el cual se “entraba a ofrecer”. Otra de las señas de identidad del Carnaval de Herencia, las jinetas, dan fe de ello, pues no son otra cosa que una pareja de niños que representan a cada una de las mayordomías o gremios de la localidad y que portan ofrendas en sus manos.
Ahora, como decimos, se quiere volver a recuperar el sentido de este día, el sentido del Ofertorio, como seña de identidad del carnaval herenciano. Por ello se quiere invitar a una pareja de representantes de cada uno de los grupos participantes en el Ofertorio para que, de forma voluntaria y justo al inicio del desfile, acompañe a las autoridades municipales y a las jinetas del carnaval precedidas por Perlé, gigantes y cabezudos, hasta la tribuna de las autoridades donde se depositarán las ofrendas que cada grupo considere oportuna.
No se trata de ofrecer como antaño ristras de ajos, conejos o gallinas… para ser pujadas por las Ánimas del Purgatorio, sino de recuperar el gesto de “entrar a ofrecer” como testimonio del antiguo significado de esta fiesta, readaptando una tradición a los tiempos actuales, pero al mismo tiempo contribuyendo a mantener una de las señas distintivas de la diversidad cultural del Carnaval de Herencia. Son, por estos motivos, que desde la organización de la misma se considera MÁS IMPORTANTE EL GESTO que la ofrenda en sí. Las ofrendas podrían ser un banderín, una máscara, algún elemento identificativo del grupo o peña, o si se prefiere algún producto típico o representativo de la población de origen… cualquier objeto o producto (gastronómico o no) valdría para este fin. Posteriormente estos, podrían pasar a formar parte del depósito del futuro museo del Carnaval de Herencia o, si procede, en el caso de productos gastronómicos perecederos y sí así fuera considerado oportuno por las diferentes autoridades competentes, ser donado para la tradicional Puja de Ánimas que todavía hoy se realiza a favor de la ONG Manos Unidas.
Texto escrito por:
Claro Manuel Fdez.-Caballero Martín-Buitrago
Monitor del Taller de Historia Local de la
Universidad Popular de Herencia
Miembro de la Comisión del Carnaval de Herencia.

1 Comentario

  1. Claro, mil gracias, da gusto leerte. Siempre tan didáctico, siempre enseñándonos como nadie la historia local. No dejes de hacerlo nunca.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here