Entrevista al misionero mercedario Santiago Rodríguez-Palancas, Perlé de Honor del Carnaval de Herencia

Con el fin de conocer un poco mejor al perlé socio-cultural del Carnaval de Herencia (Ciudad Real) 2014, dejamos a continuación la siguiente entrevista realizada tras conocer que el padre Santiago Rodríguez-Palancas obtenía dicho reconocimiento:

Santiago Rodríguez-Palancas, O. de M.
Santiago Rodríguez-Palancas, O. de M.

Pregunta.- De España a Santo Domingo, ¿cuál fue el impulso que te empujó a convertirte misionero? ¿Qué sentiste en aquel momento?
Respuesta.- Vi que Dios me pedía algo y me sentía con fuerza para emprender un nuevo camino y decidí pedir que me enviaran a Santo Domingo.

P.- ¿Y cuándo llegaste a Santo Domingo?
R.- Cuando llegué a Santo Domingo me encontré un país distinto al mío, una cultura diferente… Tuve que ir poco a poco adaptándome, pero me sentí muy bien acogido desde el primer momento por la gente de nuestra Parroquia.

P.- Gracias a ti La Fundación Niños Limpiabotas-La Merced y Corito Chichigua no son desconocidos en Herencia, puedes hablarnos un poco más de estos proyectos.
R.- En la Fundación Niños Limpiabotas La Merced nos dedicamos principalmente a ofrecer educación, salud, alimentación y recreación a un grupo de 50 niños que hasta que nos han conocido andaban deambulando por las calles limpiando zapatos y malviviendo.

El Corito Chichigua es un Coro de más de 40 niños y niñas que a través de la música alaban a Dios y extienden la Buena Noticia del Evangelio a través de cantos alegres, sencillos e infantiles. La Chichigua en Rep. Dominicana es la cometa, algo con lo que frecuentemente se ve jugar a los niños de acá.

P.- Centrándonos un poco más en el proyecto del Corito Chichigua ¿hasta dónde ha llegado el Corito Chichigua y cuáles son sus próximas metas?
R.- El Corito Chichigua ha conquistado el cielo y la tierra. El cielo porque nuestro canto es para Dios; la tierra porque estamos teniendo una gran acogida. En tan solo dos años de existencia hemos dado ya más de 50 conciertos, además de entrevistas en la radio, tv y prensa escrita. Realmente en Rep. Dominicana estamos “dando la nota”.

P.- Hasta el momento, ¿qué te llevas de Santo Domingo?
R.- Me quedo con la gente, que es sumamente cariñosa, expresiva y creativa. Y me quedo con la fe que aquí se tiene, la forma de dirigirse a Dios y ofrecerle lo poco que tienen.

P.- Con tus palabras vemos que tus dos grandes pasiones son La Merced y la música. ¿Cómo llegaron a ti y se convirtieron en algo tan fundamental en tu vida?
R.- La música llegó por herencia familiar. Mi padre era y es músico por vocación y desde los 5 años me enseñó a solfear y tocar el clarinete. Lo demás lo fui aprendiendo por el camino.

La Merced llegó a mí también por herencia familiar. Mi tío, mercedario que lleva más de 40 años sirviendo en Brasil, cada 3 años venía al pueblo de vacaciones y yo era su compañero. Me ayudó a descubrir que uno puede ser feliz dando la vida por los demás.

Actualmente he conseguido conjugar esas dos pasiones: la Merced y la música, y utilizar el canto como una forma de ofrecer alegría y libertad a los demás.

Santiago Rodríguez-Palancas, junto al Corito Chichigua
Santiago Rodríguez-Palancas, junto al Corito Chichigua

P.- El Corito Chichigua es sin duda uno de tus proyectos musicales más significativos, pero no es el único. ¿Puedes hablarnos de los proyectos musicales en los que participaste antes de partir para Santo Domingo?
R.- Es cierto, en mis años como religioso en España he tenido la suerte de participar en más proyectos musicales: 5 discos con la Editorial San Pablo, 3 discos publicados por la Orden de la Merced, y 6 discos para el Libro de Religión de la Editorial Anaya. Todos estos discos en colaboración con Alejandro Fernández, mercedario natural de Fuente el Fresno. Además junto a otros religiosos y laicos mercedarios conseguimos organizar un Festival Vocacional Mercedario en el Monasterio de Poio, y que aún sigue celebrándose cada año.

En Madrid formamos dos coros en la Parroquia: uno de niños (Menudos Redentores) y otro de jóvenes (Grupo Libertad). Y en Valladolid participé en el Coro de Niños (Crisol y los Crisolitos) y el Coro de Jóvenes (Crisol).

P.- Una de las señas de identidad de la Orden de la Merced es su carisma de redención, ¿piensas que este puede llegar a alcanzarse a través de la cultura en general y la música en particular?
R.- Claro que sí: la cultura ayuda a las personas a expandir su vida, a ser creativos, a ampliar los horizontes. Y la libertad en el fondo es eso: ofrecer a las personas una forma de desarrollarse y crecer para alcanzar a felicidad.

P.- Ahora que te conocemos un poco mejor nos gustaría preguntarte algunas cosas relativas al perlé de honor, sin duda el reconocimiento más importante que otorga el pueblo de Herencia, ya que tanto las propuestas, como su elección la realizan las gentes de la localidad, bien individualmente, bien a través de sus asociaciones, hermandades o peñas. ¿Qué pensaste al enterarte de que tanto tú como tu padre habíais sido propuestos a este galardón y además en el mismo ámbito?
R.- Cuando vi la nominación, me sorprendí realmente, porque uno no espera esas cosas. Cuando leí al resto de nominados quedé tranquilo porque pensé que todos los demás eran mucho más merecedores del premio que yo. El estar nominado junto a mi padre creo que demuestra que el premio es realmente suyo, porque si yo soy lo que soy es gracias a él y a mi madre que me han educado y formado.

P.- Hace un par de años, viniste a Herencia con un proyecto solidario debajo del brazo “Los Niños Limpiabotas”,  tu pueblo respondió de  forma masiva y ahora esos mismos paisanos te conceden uno de los mayores galardones a los que puede aspirar un herenciano. ¿Qué se te pasa por la cabeza?, ¿”lo debo estar haciendo bien”? o ¿”Herencia lo está haciendo muy bien”?
R.- Creo que es Dios “que lo está haciendo bien”, porque ha sabido servirse de mí para tocar los corazones de la gente de mi pueblo. También ahora creo que este galardón es cosa de Dios que quiere que el trabajo que los mercedarios estamos haciendo aquí en Santo Domingo siga teniendo eco en las calles de Herencia. Siempre lo digo: “yo solo hago lo que tengo que hacer”, y creo que Herencia también está hace lo que tiene que hacer cuando ayuda a los niños limpiabotas.

P.- ¿Qué significa para ti el este reconocimiento?
R.- Significa descubrir una vez más el espíritu solidario de la gente de mi pueblo y saber que en este proyecto no estoy solo.

Santiago Rodríguez-Palancas, O. de M.P.- Llevas mucho tiempo fuera de tu Herencia natal, ¿qué recuerdos  tienes del carnaval?
R.- Muchos. Desde los 7 años tocaba en los pasacalles con la Banda de Música. Recuerdo a Perlé cuando llegaba al final de la Calle Cervantes y se saltaba las normas, poniendo a correr a todo el mundo: corríamos los músicos, los gigantes, los cabezudos, el Alcalde, los Concejales… Allí no se libraba nadie. No sé si esa tradición se mantiene.

P.- Y en la actualidad, ¿qué significa para ti el carnaval de Herencia?
R.- Creo que es un espacio fantástico para salir de la rutina, dar rienda suelta a la creatividad y el humor.

P.- De un tiempo a esta parte, sobre todo gracias a la compresión del actual párroco de la localidad, se han ido recuperando elementos de la parte religiosa del carnaval que durante años habían desaparecido pero que formaban parte importantísima de la fe y devoción popular de muchos herencianos. ¿Piensas que es bueno que se recupere y mantenga esta parte?
R.- Creo que fiesta y religión no están reñidas. La fiesta y la fe ayudan a las personas a expresar sus sentimientos. Creo que se pueden recuperar esas tradiciones siempre que se les dé el verdadero sentido.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here